Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

Imagen

Durante más de medio siglo y hasta su abolición en 1991, el Comité para la Seguridad del Estado, la KGB, conocidos también en el mundo del espionaje como ” El Centro “, dirigió una auténtica guerra de espías desde la Segunda Guerra Mundial hasta el fin de la Guerra Fría.

La KGB significaba el enemigo para la CIA o el MI6, sino también el terror para miles de ciudadanos de la antigua Unión Soviética.

Historia

El primero de los antecesores del KGB, la Cheka, fue establecida en Diciembre de 1917, encabezada por Felix Dzerzhinsky y personalmente alabada por Vladímir Lenin como una “devastadora arma contra las incontables conspiraciones y golpes al poder Soviético por gente infinitamente más poderosa que nosotros” (La espada y el escudo, 29-30). Reemplazó a la Okhranka zarista. La Cheka sufrió varios cambios de nombres y cambios organizacionales, transformándose en el Directorado Estatal Político (OGPU), en 1923, el Comisariado Popular para la Seguridad Estatal (NKGB), en 1941, y el Ministerio para la Seguridad Estatal (MGB) en 1946, entre otros. En marzo de 1953, Lavrenty Beria consolidó el Ministerio Ruso de Asuntos Internos (MVD) y el MGB en una sola organización, el MVD; no obstante, en menos de un año Beria fue ejecutado y el MVD fue nuevamente dividido. El reformulado MVD retuvo el poder policíaco y legislativo, mientras que el segundo, la nueva agencia KGB, asumió funciones de seguridad interna y externa, y estaba subordinada al Consejo de Ministros. El 5 de junio de 1978 el KGB fue rebautizada como el “KGB de la Unión Soviética”, tomando su máximo responsable un asiento en el Consejo Ministerial.

El KGB se disolvió cuando su jefe, el Coronel General Vladímir Kryuchkov,1 utilizó recursos de este organismo para apoyar el intento de golpe contra el Presidente Soviético Mijaíl Gorbachov, en agosto de 1991. El 23 de agosto de 1991 Kryuchkov fue arrestado, y el General Vadim Bakatin fue oficialmente nombrado Jefe del KGB, y mandado expresamente para disolverla. El 6 de noviembre de 1991, el KGB dejó formalmente de existir.

Desde su perspectiva, el KGB fue pensado como “la espada y el escudo” del Partido Revolucionario Bolchevique y del Partido Comunista de la Unión Soviética. El KGB desarrolló un nivel notable de éxito en los primeros años de su funcionamiento. La comparativamente baja o displicente política de seguridad extranjera de naciones como los Estados Unidos de Norteamérica y del Reino Unido le permitió al KGB aprovechar oportunidades enormes para penetrar sus agencias de inteligencia y el mismo gobierno con sus propios agentes, ideológicamente motivados, como los Cinco de Cambridge. Identificada como la cúpula de inteligencia más importante de la Unión Soviética, obtuvo información detallada sobre la construcción de la bomba atómica (el Proyecto Manhattan), gracias a las habilidades y buen posicionamiento de agentes como Klaus Fuchs y Theodore Hall. La KGB también persiguió enemigos de la Unión Soviética y de Stalin, como los contra-revolucionarios Guardias Blancos y del Bolchevique anti-estalinista León Trotsky, consiguiendo incluso el asesinato de Trotsky luego de un elaborado plan para penetrar su círculo más cercano en el exilio.

Algunos secretos del KGB

La KGB inventó un pasado antisemita y nazi para desacreditar al Papa Pío XII, la agencia de inteligencia rusa orquestó una campaña para hacer creer que Pio XII era un simpatizante del régimen nacionalsocialista. Tras años de persecución a la Iglesia en Europa del Este, ahora Moscú quería desacreditar al Vaticano en su propio terreno, convirtiéndolo en un defensor del nazismo. Pío XII, se convirtió en el objetivo más importante. Su Pontificado había coincidido con la Guerra, y aún más, antes había sido nuncio en Munich y Berlín hasta 1929. Además, tras su fallecimiento en 1958 hacía buena la máxima de la KGB: «Los muertos no pueden defenderse».

Apoyándose en testimonios como el del coronel Ivan Dziuba, héroe de la Segunda Guerra Mundial, Murasov asegura que Gagarin, el primer hombre que estuvo en el espacio, fue víctima de un complot del KGB. “Yo entrevisté al hombre que puso la bomba en el avión de Gagarin. Para ocultar el homicidio fueron asesinadas más de diez personas”, dice con la naturalidad de quien asegura haber hablado con su novia. Pero, ¿por qué habían de matarlo? “Gagarin fue un oficial profesional y libre, y cuando empezó a influir en la política de ascensos, los viejos comprendieron que su fulgurante carrera era una amenaza para ellos. Querían poner a Gagarin al frente del centro de preparación de vuelos, pero un grupo quería que fuera el veterano Birigavoi. Finalmente, consiguieron lo que querían.

Otro de los grandes misterios que envuelven al KGB fue el intento de asesinato de Juan Pablo II. Una serie de documentos inéditos apenas publicados por el autor John Kohler demuestran que los ex servicios de inteligencia rusos (KGB) ordenaron a sus agentes en 1979 actuar “con todos los medios” contra Juan Pablo II.

 Fuente

Imagen

 

Utilizan aviones que parecen civiles para buscar a combatientes de Al Qaeda en la región.

Estados Unidos ha ido intensificando operaciones de reconocimiento en África por medio de una decena de bases aéreas secretas, según informa el diario The Washington Post. Los militares norteamericanos utilizan pequeños aviones civiles dotados de equipos de registro.

Desde 2007 se crearon en África central unas diez bases aéreas estadounidenses. En este caso los militares han renunciado al uso de aviones no tripulados, caros en su explotación y mantenimiento. En cambio, utilizan aviones turbopropulsores pequeños camuflados como aviones privados. Uno de los modelos más populares es la nave monomotora turbohélice Pilatus PC-12.

Aunque los aviones están desarmados, llevan sensores que pueden registrar movimiento, rastrear evidencias de calor infrarrojo e interceptar señales de radio y de telefonía móvil, según el diario. 

Una de las principales se ubica fuera de Ouagadougou, capital de Burkina Faso, según el informe de The Washington Post que se basa en documentos y comentarios de personas vinculadas al programa. Desde Burkina Faso aviones estadounidenses sobrevuelan el territorio de Mali, Mauritania y otros países de la región en torno al Sahara. De esta manera Estados Unidos pretende localizar a terroristas de Al Qaeda en el Maghreb Islámico, responsable de secuestros de extranjeros occidentales.

Con los militares que realizan el programa colabora también la Agencia Central de Inteligencia de EE. UU. (CIA, por sus siglas en inglés).

 

Fuente